Un Gran Perdedor

Ir abajo

Un Gran Perdedor

Mensaje por Hinata el Lun Jul 25, 2011 8:56 pm

Capitulo uno.- Vaya día.
Spoiler:

Y aquí estoy de nuevo, sentado en mi sala con un bistec en el ojo, los lentes rotos y un orgullo destrozado. Si no fuera por ese estúpido momento de heroísmo que tuve, nada hubiera pasado.

Se trataba de otro "grandioso" día de escuela, como siempre, llegue al pupitre y coloque ese bulto al que llamo mochila sobre el asiento. Me quite los audífonos para guardarlos y reorganice mi mente en busca de tareas olvidadas para hacerlas en esos diez minutos libres que quedaban.

Siendo las 6:50 de la mañana, el viento ya soplaba fríamente, y al darme cuenta que ese día no nos había encargado tareas, salí al patio mientras llegaba la maestra de valores.

Me senté en la banqueta frente al salón y observe como iban pasando. Las mismas caras de siempre, flojas y con ganas de querer estar en su cama como cada sábado. Sin embargo no faltaba la cara de orgullo y felicidad de ir a la escuela, quizás sus vidas no eran tan patéticas y por eso les gustaba ir; Como los odio.

En ese momento paso ella, fue como si todo se iluminara y se llenara de color y sonidos maravillosos, esa chica del salón del "a". Es así como hermosa, tiene unos ojos y cabellos castaños claros que se iluminan con reflejos en el sol, una piel blanca con pecas cafés muy tiernas, le dan forma de una niña pequeña; figura mediana y dientes a perlados y perfectos.

Su cabello largo, lacio y sedoso se mueve con el ritmo del viento, es una imagen preciosa, por ella daría mi alma. Pero lamentablemente ella no tiene idea de que existo, o no la tenía, hasta esa tarde, pero no quiero adelantarme a los hechos.

Salí de mi lapsus cuando escuche el horroroso timbre de entrada, como siempre, los del salón ya estaban adentro. Como si fueran tan estudiosos.

Me senté junto a mi mejor amiga, Marian, tiene un no sé qué sombrío que me cae bien. Sus ojos negros se medio ocultan entre el fleco de igual color, se iluminan en leves ráfagas que me aterran, es como maliciosa. Y esa sonrisa... brrrr... Me alegra que este de mi lado, sino, pensaría que me haría vudú, que por cierto lo hizo una vez con un compañero que le caía mal. Creo que no le paso nada, aunque ya no tiene brillo en los ojos cuando le hablas.

-Que hay
-Que hay tu.
-A qué horas llegaste
-Cuando se te caía la baba por Leila.
-Oh bueno. ¿Celos?
-No juegues.
-Oh bueno. ¿Que estamos haciendo?
-Nada, pasa lista, por cierto, te acaba de saltar.
-¿He?
-Ve, anda, y deja de repetir oh bueno, es fastidiante.

Si, así eran de profundas nuestras platicas. Aunque cuando realmente parecían profundas solían ser geniales. Ese no es el punto de la historia, pasemos a lo siguiente.

Pasó tranquilamente la mañana, hasta la hora de receso. Salí a comprar algo que comer, nunca desayuno por las mañanas, y me da demasiada hambre. Soy un tragón, pero no me importa, no soy de esos tipos metrosexuales que le miden las calorías hasta al agua, más bien, me importa poco o nada.

Marian no opina lo mismo, dice que...

-Te puede dar sobrepeso, enfermar y morir.
-Si sigues así, Leila jamás te hará caso.
-Mira, te lo digo por tu bien, deja de tragar como cerdo, o por lo menos has mas ejercicio, ¡por tu salud hombre!

Y un largo etcétera. Me trata como a su hijo, o su hermano pequeño, nunca le hago caso, pero me tomo sus consejos enserio cuando realmente los necesito.
En esta ocasión no me dijo nada, respondió con un desinteresado -Ña -Y se fue al baño. Aparentemente no andaba de humor.

Cuando salí de comprar, me di cuenta de que algo andaba mal, un grupo de chicos tenia rodeada a una chica.

-Déjame en paz maldito, no quiero salir contigo, y no lo hare, cerdo.
-Vamos dulzura, no puedes resistirte a los encantos de este macho "To´MaliKo".
-Aléjate de mí.
-¿O qué? ¿Llamaras a Kenosha a que te defienda? Son caricaturas preciosa, yo soy real.

Aparentemente un tipo estaba obligando a alguien a salir con él, y los de alrededor eran sus amigos. Me acerque más para ver quiénes eran.
-¿¡Leila!?
La cara de ella no podía ser más acertada a lo que pasaba, sus muecas de asco cuando el tipo se le acercaba a la cara eran cómicas, pero terribles. No me pude contener, me acerque para darle un buen golpe a ese tipo. Sin embargo, no supe medir mi estatura de uno setenta contra sus dos metros de altura.

Así, me corrieron por tres días de la preparatoria. Y sin embargo fui yo el que quedo tirado en medio de la plaza. Mientras el otro tipo se iba con sus amigos y una chica de esas "Quiero ser rubia a huevo" de medidas noventa sesenta cien. Mientras que Leila me veía tirado en el suelo y decía.

-Gracias chico, no debiste hacerlo, pero gracias. Aunque no sirvió de mucho, nos veremos luego.

Y se fue, así como si nada. Perra desagradecida, debí haber dejado que te violara ese pendejo. En eso llego Marian, con un enorme bistec en la mano, me lo puso "delicadamente" sobre el ojo y me dijo.

-Joseph, te busca el director, quiere hablar contigo.
-Genial, ¿crees que me corran?
-Probablemente, ¡pero vamos! Eres mi nuevo héroe. ¿Te acompaño a tu casa?
-Nah, no tengo ánimos.

Y ahora aquí estoy, en mi sala, recibiendo una enorme explicación de "ojo por ojo deja el mundo más ciego" Y "La violencia genera más violencia". Afortunadamente mis padres creen que soy lo suficientemente maduro para ver mis errores por mí mismo y aprender de ellos. Pero aparentemente no.

-Bien, estas castigado por el fin de semana, ¿algo que agregar?
-No padre, así estoy bien.
-Me alegro, o por cierto, tienes visita.

¿Quién carajos viene ahora? No estoy para nadie. Y si es Leila menos, a quien engaño, ella no sabe ni donde vivo.

-Que hay tú.
-Hola tu, que rayos haces en mi casa.
-Huy, tranquilo ogro voraz, traigo estos.
-¿Frappes?
-Son de avellana... si no lo quieres me tomare los dos...
-No eres capaz...
-Si lo soy ojo morado, tómalo o déjalo.
-¡Trae acá!

Y así, Marian me alegro el día, y me trajo las tareas. Al menos tendré un fin de semana muy largo... aburrido, a menos que ella venga con uno de sus famosos muñecos vudú de Leila, quizás entonces nos divirtamos un rato.

Capitulo II.- Una chica sin suerte y una chica sin cerebro.

Spoiler:
 Era una mañana como cualquier otra, me levante; Perdón, me levantaron a las seis de la mañana para ir a la escuela.

 ¡Yuju! como los odio. Antes de eso, estaba soñando plácida mente con esa persona a la que amo, con quien quisiera pasar el resto de mis días. Sin embargo, me di cuenta que era solo un sueño, por que la persona a la que amo solo existe ahí, en la vida real es solo un papanatas mas.

 Como iba diciendo, me levantaron para ir a la escuela, desayune algo rápido y me vestí igual, no tenía ganas de ir ese día particularmente, estaba sufriendo de la marea roja, y mis ánimos decaían más que las ventas de Mc Donald con moda vegana.

 Llegue a la escuela, y ahí estaba el, sentado viendo a la nada. Quería acercarme a hacerle platica y saludar y eso, cuando me di cuenta de que se le estaba cayendo la baba por esa estúpida zorra de Leila o Laila o como se llame.

 Esa maldita ya me había bajado a un novio, al que quise mucho, pero cuando se dio cuenta de eso decidió de buenas a primeras que sería de ella,  así fue por un día, hasta que cortaron.
 Aun recuerdo como regreso arrastrándose el tipo - Perdóname, realmente no sabía lo que hacía, soy un idiota. -Me dijo con lágrimas en los ojos, solo lo vi desde arriba con odio y le dije -Si lo eres - Una patada en los testículos y me dejo en paz. 

Mientras que todo eso pasaba por mi mente, volví a la realidad y fui a mi asiento mientras llegaba el profe, me puse a dibujar un rato para ver que se me ocurría, no había mucho que hacer.

 En ese momento llego Joseph al salón, aun tenia la mirada perdida hasta que me miro, sonrió un poco y me dijo algo parecido a esto -Que hay tu. - ¿Profundo verdad?
Lo mire por entre el cabello y le respondí igual, sin ánimos. Se sentó junto a mí y sentí su piel rosándome el brazo. Cosquilleo total oculto en mi ser.

 Lo ignore y le dije que ya lo había saltado la lista, el solo se espanto y reviso con el profe que no le pusiera falta. Eres lindo Joseph, pero un reverendo idiota.

-¿Oye, tenemos tarea?

Y así transcurrió un día mas, sin ánimos de continuar oyendo sus idioteces, me levante de mi asiento y fui directamente hacia la puerta, donde el timbre mencionaba que ya era hora de comer.

 Todos como perritos entrenados sacaron tortas y quesadillas de la nada, por mi parte, mi apetito se había ido. Joseph se acercó y me dijo
-¿Quieres algo?. -Le respondí con un -Ñaa -Y corrí al baño.

 Cuando Salí, lo vi rodeado por los tipos cholos de la escuela. Error fatal, le dieron un reverendo golpe en el ojo y lo dejaron tirado en plena plaza cívica.
Vi que la zorrona le dijo algo, no entendí bien qué, pero la cara de Joseph era totalmente reconocible. Ella lo rechazo.

 ¡Es increíble! ¿El prácticamente evita que la violen y lo rechaza? Eso no podía quedarse así. Tome un poco del valor que me quedaba y me acerque a ella.

 -Hola Am... ¿Samanta verdad?-Me dijo con suma "felicidad" -Si Am... no, mi nombre es Marian, ¿de dónde nos conocemos?-Le dije en un tono sarcásticamente dulce. -¿Creo que tu eres la ex de un novio mío no? Bueno, un ex de mi ex... -Así que la tipa si me recordaba por eso -Si, esa soy yo -Hice a un lado mi fleco y me enfurecí- ¿Dime, que paso? -No aguantaba las ganas de tumbarle los dientes blanqueados a la zorra. -A, ese tipito me "defendió" de uno de los chicos que quería ligar conmigo. -De eso se trataba. -¿Y por qué "Te defendió"? -Le pregunte, con los puños cerrados, y lo que dijo al final fue la gota que derramo el vaso -Hay no lo sé, debe estar loquito el pobre.

 En ese momento una llama se encendió en mi y le dije todas sus verdades a la cara -Mira zorrona, ¿primero fue Ángelo y ahora Joseph? ¿No quieres también las sobras del sándwich que me acabo de tragar? ¿O prefieres las migajas de tu jodida autoestima?

-De que estas hablan... 

No la deje terminar, un puñetazo en la cara y le deje en el piso, una patada y listo. Creo que solo hombres se acercaban, y sus amigas se reían por lo ocurrido. No creo que hubiera sido muy popular.
 En fin, cuando eso paso, fui a consolar a Joseph, no vieron cuando golpee a la chica, pero a Joseph sí. Iría fuera durante tres días.

 Solo recuerdo algunas palabras, algo que nunca le he dicho a nadie -Eres mi héroe Joseph -El no le dio mucha importancia, pero yo sí.
 No sé qué le habrán dicho sus padres, ni es de mi incumbencia, solo supe que debía llevar un poco de tela, un par de frappes y mi mal humorismo de siempre. Verme de malas siempre le pone de buenas, no tengo idea del porque...


Capitulo 2 publicado, y con imagen incluida, verdad que esta bonito?


Última edición por Hyruki el Miér Jul 27, 2011 10:37 pm, editado 1 vez
avatar
Hinata
N00b

Femenino Mensajes : 134
Puntos : 188
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 10/06/2011
Edad : 25
Localización : En tu imaginacion

Ver perfil de usuario http://dkf2008.metroblog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Gran Perdedor

Mensaje por Rata el Lun Jul 25, 2011 10:26 pm

Me gustan los fiks costumbristas...y aunque esté tiene un "antiheroe" le queda bien al estilo que manejas.

Espero ver el siguiente capítulo Wink

_____________________

avatar
Rata
Admin
Admin

Mensajes : 711
Puntos : 881
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 06/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Gran Perdedor

Mensaje por Hinata el Miér Jul 27, 2011 10:39 pm

Capitulo agregado, ver arriba para confirmar... Gracias por los comentarios n-n

Rata: Gracias n-n el manejo de anti-heroes suele ser comun en mis escritos, asi que espero te agraden los siguientes capitulos.

Kai: Sin excusas, ahora si lo lees por que lo lees aunque no te guste O.O... ok ok no tanto asi, pero seh, supongo que ya era hora de que publicara algo por aca.

avatar
Hinata
N00b

Femenino Mensajes : 134
Puntos : 188
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 10/06/2011
Edad : 25
Localización : En tu imaginacion

Ver perfil de usuario http://dkf2008.metroblog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Gran Perdedor

Mensaje por Kaifan el Miér Ago 17, 2011 10:22 am

Que paso paparrines y chicas alocadas, ya llego por quien lloraban!!! *le dan una patada en las bolas* ok, no. x,x

Como sea y ya hablando enn serio, puedo decir que me gusta la historia.

Aunque el enamoramiento entre buenos amigos es un cliche (y mas en la vida real XD) me agrada la relacion de esos dos, son como que tal para cual y creo que les va bastante bien de ese modo, por otro lado, algo kul de todo esto radica en que tu narrativa y el como manejas los tiempos dentro de la misma han mejorado bastante, es realmente algo kul de leer.

Me quede con ganas de mas o.ó asi que ahora escribes mas o ya veras ò.ó
avatar
Kaifan
Mercenario

Masculino Mensajes : 807
Puntos : 1003
Reputación : 17
Fecha de inscripción : 16/07/2011
Edad : 30
Localización : Soy ciudadano del mundo...

Ver perfil de usuario http://lirica-libre.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Gran Perdedor

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.